Santiago Miranda

Azur

 

¿por qué el cielo está de tí repleto 
y de tu expansiva alegría?
¿por qué el mar en tí se repite
como láminas rezumantes, con su elegante
enclaustrada tristeza en calma?

 

eres tú el tiempo de los niños
emerges mirador, testigo decaes
cuna de abismos espirituales y gigantes
astros, dioses olvidados. no olvides
de mí, cuando esté perdido
cruzando tus umbrales inmortales

 

¿que colores vez que veo
a través de las luz y sus objetos
a través de los cuerpos y de los hombres
a través de coja vista y mis sentidos gastados?

 

mirar, luego ser mirado
uno sólo es, el objeto observado
tú sólo estas allí
sujeto a tus propias leyes
ir, venir, olvidar, ser olvidado
¿que llevas más allá del limite
de nuestro hogar apisonado?

 

¿sientes lo mismo que yo
frente al azul absoluto
que no escapa, que no deja
espacios en la mente?

 

infinito, el mar y el cielo
infinito vuelo y suspendo
mis juicios, pasajero
el ahogo es momentáneo
¿cada caída es necesaria
en tu proyecto acabado?

 

¿por qué celeste inundas el espacio?
hablamé, de los años venideros
hablamé a través de las frutas y las aves
depura los pasillos del iris
espejado, habita el cuarto vacío
de mi carne y mi cadáver
cárgame, de tu sustancia, disemina
nuestra semilla tras otro terreno
expande, tu ser brillante
por el agua y por el aire.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.