Tigre Senshi

Tan solo fue un sueño

La primera vez que la vi

fue algo sumamente intenso;

un escalofrío recorrió mi cuerpo

y su mirada me atravesó por completo.

 

Esa mirada tan brillante,

que acompañaba esa noche a la Luna;

en ese momento paso una locura,

me acerque... peligrosamente a su boca.

 

A solo unos centímetros de besarla,

me detuve para mirarla;

respire profundamente...

y un suspiro ella soltó.

 

No pare de mirarla,

de mi no se alejó,

nuestras respiraciones se mezclaron;

y nuestros labios chocaron.

 

Hubo una guerra entre nuestras bocas,

una de esas que no queremos que se termine 

de esas en las que luchamos y no ganamos;

pero tampoco nada perdemos.

 

Cuando me aleje para mirarla, 

salte de la cama, mire a todos lados,

ella ya no estaba, fue solo un sueño...

un sueño con una hermosa dama.

 

 

 

 

 

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.