Samuel Santana

Espanto

Acongojada, 

caminando siempre

con la vista a la soledad.

Tu alma es un torbellino,

algo así como un cielo incendiado.

Muda, con los pies atados al polvo,

 llegando y dando adioses.

Ave sin paraíso ni fanal.

Espada enterrada

en relámpagos,

 ¿cuál es tu misterio

 en estas noches brumosas?

Mordiendo astucia

 y esparciendo desprecio,

cubre tu cuerpo con

 pesadas tinieblas.

 

Entonces yo,

pirata de un barco despedazado, 

sufría en la humedad del puerto.

   Pero mis palabras no te alcanzaban.

Los ecos de almas perdidas

 me llegaban desde el mar.

 Estrellas errantes rodeadas

de figuras infernales.

El viento me trae la mirada de tus ojos:

humo desbaratado, lava volcánica,

caballos ensangrentados,

rumores de guerras, muertes.

 

Serafín guardián de mis tormentos,

sed propicio a mí.

El pavor estrangula los días

 y las langostas suben de abismos,

descuartizando raíces

y entrañas de madres.

  Exhausto, espantado, desfallecido,

 ovillado, así estoy.

Comentarios1

  • Raquelinamor

    Wao! que poema, tan profundo, bien armado, buenas letras. Felicitaciones, recibe cordiales saludos raquelinamor

    • Samuel Santana

      Cuanto gusto me da tu valoraciòn. Y, mucho màs, que haya llegado a tu alma.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.