Serenade

Contagiando a mi sirena

No pienso en contagiar tu alma, hoy no quiero y no puedo, ese dulce sabor que te hace tán especial.

Sería fácil cambiar la historia, a estas alturas nada podría ser mejor!

Desde aquí cerca y hasta el fin del mundo no es que quede tan lejos,

desde má cerquita y hasta ti, lo que tu puedas aguantar.

Dicen del sol que siempre acaba saliendo  y que la luna por ello siempre sintió celos.

Dicen que en el mar alterna las sirenas, un amigo mío que las vio, eran perfectas.

Hoy no pienso contagiarte de nada, aunque pueda y aunque quiera seré uno más.

Me cuesta mucho hablar con las sirenas, me consta que son reales pero no se parecen a ti.

La más perfecta de las imperfectas.

Hoy podría ponerse el mundo del revés y cambiarte a su antojo.

Hoy el mundo no se atreve, lo acojono!!

Escritura un poco loca que no deseo contagiarte.

Historias de mi mundo, tan reales y salvajes.

Gracias

Comentarios1

  • NCATRAM

    Gracias a ti.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.