Leonor Cuevas Martín

El tiempo entre tus dedos

Las horas y los días,

los meses y los años

se van sin apreciarlo.

 

El tiempo vuela ágil

como suave pluma

que muere en la penumbra.

 

El sol y el nacimiento,

la luna y el ocaso,

su ilusión y fracaso.

 

El tiempo entre los dedos

se escapa como el aire

sin atender a nadie.

 

Y aunque grites y ruegues

por alargar la vida

no serás bienvenida.

 

Tu destino será,

aunque puedes cambiarlo,

la marca de tus años.

Comentarios2

  • p6g5n

    .
    Los usas como un golpe de aldabón que nos despierta. Dices bien; No se puede alargar la vida, solo se puede vivirla. Sobrio y sencillo. Me gusta. J.C.

  • p6g5n

    Horas...tiempo... sol y
    nacimiento .Los usas como un golpe de aldabón que nos despierta. Dices bien; No se puede alargar la vida, solo se puede vivirla. Sobrio y sencillo. Me gusta. J.C.

    • Leonor Cuevas Martín

      Me alegra que lo hayas leído y te haya gustado. La vida es eso, un continuo entre la luz y la sombra, un nacimiento y un ocaso en sus muchas vidas que incluye. Un saludo.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.