yito

Regreso

 

 

Hoy regreso en silencio a las raíces
de la sangre que anda por mis venas
deseando olvidar las cicatrices,
sediento del aroma a tus verbenas.

Muy lejos del trigal y los maíces
anduve en el desierto y sus arenas.
Mil cielos desprovistos de matices
dejaron en mi_alma, solo penas.


En el rodar, mendigo y vagabundo
comprendí con dolor, que en este mundo
donde no está tu sol, todo es un yermo.

Yo vengo a refugiarme entre tus brazos
con todos mis sueños hechos pedazos
cobíjame en tu seno, San Guillermo.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.