la cuerva

PUEBLO FANTASMA (TANAKA)

///...

Hay una alegría y una desbordante emoción, solo por  llegar a  esa curva maravillosa, que descubre el pequeño valle donde nací, con el olor al campo con una esplendorosa

e  imponente vegetación  de antiguos árboles de olivo ,bien cuajados  por lo años, lo demuestran sus brazos con su corteza agrietada por la lucha de los años,testigos  de generaciones y generaciones su paisaje contrastante verde intenso y la sabia suave y fértil a pesar de ser regadas solo por aguas temporales,contemplo a boca abierta y maravillada, mientras alguien se acerca para darme sus servicios de taxi y prende mis valijas,yo subo y recorro con la mirada cada fundo, el pequeño pueblo donde nací se  llama Yauca es un pequeño distrito conocido porque produce las mejores aceitunas del mundo en salmuera ,son alargadas sevillanas la variedad, son de las que prefiero las aceitunas sajada o machacadas,que se preparan verdes pero son libradas del sabor amargo con cambios de agua hasta que no amarguen  luego se conservan  en salmuera con sal,aquel que no sabe preparar ni comer,no es buen yauquino

,El taxista me pregunto adonde va! Al hotel por favor . . .sin  querer me di la vuelta a todo el pueblo que tiene escasas una veintena de manzanas dispuestas en tres calles y callejuelas a lo largo del pequeño cerro estan acostadas las rústicas casas y otra fila de casas que se confunden con los olivares.

  • Yo me alojó en el hotel frente a la casa de mi tía Lilly ,aquí ya esta por anocher,la verdad que la emoción y el cansancio de viaje ,trataré de descansar tengo gran apuro que sea mañana,.
  • Que descanzo tan reconfortante no hay ruidos ,ni preocupaciones,ni stress,me despierto hoy y puedo oir el cantar de los gallos  ,que canta uno y otro le contesta ,uno mas sonoro otro mas afónico ,y la orquesta del balido de las ovejas las escucho tan cerca que abro mi ventana y veo un centenar de estas que van en fila una tras otra  el rebaño y  la pastora que gesticular unos sonidos peculiares,también cantan los pajarillos,y desde aquí se divisa parte  del pequeño cerro y en la cima su cruz y unos bultos negruzcos posados en ella,son los gallinazos,medios soñolientos aún no sobrevuelan el pueblo ;con el alegre y sonoro sonido de las campañas de la iglesia,se viene a mi mente los días de escuela y la niñez,y como me  traslade a la gran ciudad,quizás hubiera querido permanecer aquí para siempre,entre los bosques de olivos,bañandome entre las acequias y el rio corriendo con los pies descalzos con olor a lama fresca,y pisando las ojarascas y correteando los siete colores (vichos de colores tornasol)modelando la arcilla creando personajes imaginarios,donde el empieza a ritmo de sol del alba al ocaso.
  • Este sonido del yunque que martillea incesante desde el alba ,el olor de leña de lo hornos rústicos que los percibo con mi olfato agudo,me propone de tomar una taza de café humeante y uno panecillos de leña en el caffe de Julieta,paso por la pequeña plaza de armas de forma cuadrada simétrica  cortada en ocho entradas en aspa y en cruz,sus canaleta que bañan sus ornamentales árboles del laureles rosados,cucardas,y el olivo nuestro árbol que nos representa,las banquetas bajo la sombra de copiosas buganvilias ,después de tomar el caffe regreso y me siento en una de las banquetas al frente de la iglesia pequeña de color amarillo claro y  celestes , con su cúpula y un campanario donde anidan decena de palomas,su puerta ovalada abierta y veo salir  los feligreses casi todos ancianos y entre la muchedumbre reconozco a mi tía,l alzo las manos y se acerca al principio no m reconoce pero luego me llama por mi nombre,no sale dl asombro,entablamos una conversación  serena y l pregunte por los familiares y amigos,pude notar cierta desesperanza al preguntarle como se encontraba refirió la "vida es un constante lucha y a mi años enviudé y todo ha cambiado,en la vida todo es prestado, lo hijos, nada nos llevamos,
  • Me quede pensando en estas cosas que me dijo y fui a pasear este pueblo es pequeño aquí  todos se conocen o somos parientes,pero la verdad encontré a pocos,y no reconozco a nadie ,hay nuevas generaciones,tendré que habituarme .Así pase la semana nosotros gozamos de un balneareo son 10km  de playas limpias y privadas, solo que en octubre nadie va porque las aguas son frías heladisimas.yo he preparado todo para partir hoy temprano 

Comentarios2

  • María Elena

    Mi estimada poeta, me has hecho vivir cada uno de los recorridos, he podido saborear las aceitunas, escuchar a los gallos y el balar de las ovejas. Pude escuchar el crujir de los leños al horno, el sonido del martillo sobre el yunque y he olido el aroma del café que nombras.
    Realmente, me has hecho visitar Yauca sin haberme, siquiera, levantado de la silla.
    ¡Maravilloso! Mis felicitaciones.
    Un abrazo

    • la cuerva

      Gracias maravilloso comentario, gratificada sobremanera,es a partir de ahora que parte realmente a desarrollarse la trama del pueblo fantasma, te invito mañana publicare otro capítulo.Saludos

      • María Elena

        Estare con gusto. Un abrazo

      • María Isis

        Maravilloso recorrido, si haces sentir, vivir y palpar
        Apapachos

        • la cuerva

          Gracias querida amiga,muchas gracias!



        Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.