.Luz del alba.

Y en tu paisaje, mi libertad

Caminando por un paisaje hecho de ti,

de tu armonía y belleza,

escuché al Sol susurrarle a la Luna

que el brillo de una estrella era

más fuerte que todos los astros juntos

y tenía la libertad de un pájaro

que acababa de escapar de su jaula

para volar entre almohadas de sueños

y sábanas de azul esperanza.

Bajé la vista y logré divisar en el horizonte

una pequeña barca con dos remos

abrazando sus fronteras,

y en su interior,

una pareja enamorada

hablándolo todo en silencio,

sin decir nada,

porque sus miradas ya hablaban por sí solas.

La barca se mecía ligeramente

entre los breves suspiros de las olas,

y en su rumor se oía el pensamiento

de una de ellas,

que velaba por sus almas cristalinas

tan puras como el propio mar.

Y cuando las olas llegaban hacia

donde yo estaba,

y rompían tímidamente contra las costas

de mi corazón,

me di cuenta de que tú eras el único paisaje

que tanto admiraba,

y que tú y yo éramos la pareja enamorada

afrontando un nuevo viaje,

hacia un mundo donde no hubiera recelos

ni brumas de gente que intentara separar

dos personas que necesitan ser una

para ser de verdad.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.