Mujer Nagual

Soltar un canto

andando

 el manto

cubre mi tierra

es párpado

día y noche

hasta no sé donde.

 

cuando cambia

la luna llena

se hace foco

una estrella

mi tercer ojo brilla

es sólo ella.

 

violeta anaranjado

el atardecer desde el micro

 antenas giran

arriba,

ramas,

pulmones a cielo abierto.

 

Así se hace mi pecho,

confías,

ya está hecho,

alegres vientos

esos que vuelan osando

pájaro aletea la lluvia

cantando está él mojado.

 

Se iluminan detalles,

más abierta la tijera,

hilos cortados.

 

Adiós a tantos males,

enredaderas.

 

Respiración,

a lo hondo

facetas relajadas

el tiempo del amor tocó,

se nace.

 

Acaricio la tela

jugamos con valentía

podemos pasarla bien

suave pero intensa

se tensa y afloja

panza

puertas

 

el encuentro es sincronía

señal del cielo

este que observo

sin olvidar los pies

vuelvo

cenizas

 

como besos

pienso

dando agua con lenguas

escupiendo el exceso

cae al suelo

y se siembra

certeza de ser

miel

 

primavera bella

saludas en retoños

ojos embobados

partera de luz

abrase un nuevo día

aquí estamos,

rociados sonriéndonos.

 

amaneci

son brisas

ver las estrellas

todas resumidas

en un instante

la risa



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.