Luis52

En comunión perfecta (romance)



Estamos frente a frente,
el sol bruñe belleza,
entretanto, tú y yo,
cabeza con cabeza,
yo con manos vacías
y tú, mi fiel, sin riendas.

Estamos frente a frente
en la fronda dehesa,
entre aromas agrestes
de una paz que es intensa
y profunda cual mar;
en la eterna pradera,
solos, bajo el añil
en comunión perfecta.

Late mi corazón
al sentir tu terneza,
mi leal Alazan de
crin y cola bermeja,
de ojos como luceros...
suave cual luz de estrellas,
de distinguida estampa y
nobleza verdadera.

Mi noble compañero,
tu afecto lo demuestras
dejando con ternura
sobre mí tu cabeza,
haciendo que me olvide
de cuanto me rodea.

Miras al horizonte
y tu cuerpo se inquieta,
no preciso saber
de tu peculiar lengua,
me consta lo que quieres,
lo que de mí esperas
pues tu corazón late
como si el mío fuera.

Un súbito silencio
fragante nos rodea,
el son de tu relincho,
se extiende en la pradera;
una alzada de manos,
sin riendas, sin espuelas
y agarrado a tu crin,
cruzamos la dehesa.

Galopa mi Alazán,
esparce tu belleza
con la brisa en la frente,
corre por donde quieras
en el callado ocaso
cual fuera vez primera.
Galopemos al viento
en un campo que sueña
embriagado de aromas
y pálidas estrellas.

Tú y yo, somos un alma,
un caballo, un poeta
libres a cielo abierto,
sin montura y maneras
en un prado de plata
en comunión perfecta.

Luis

Derechos reservados

Comentarios1

  • Smooth

    El final, estupendo....
    Saludos.

    • Luis52

      Muy agradecido Smooth.
      Saludos cordiales



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.