Fabricio Strain

Viaje

Deconstrucción….

Además dame… Quiero un paisaje

Deshecho de todos los sueños que quedaron

Aturdidos y presos en sus crisálidas

Esta desesperación es y llama

Sobre todo a la fértil locura

Encerrada después de una tormenta

Sutil de incertidumbre y mutismo

Perenne como lo imposible

Etérea como dos cuerpos abrasados

Rosa fragante y monótona

Arma noble que dispara al aire y le asesina

Nubes secas aves rotas relojes infames…

Zarpo ahora encadenado inconsciente

A un mundo que apenas nace y dura

Encierra tal misterio y no lo venden solo

Sin embargo vivirlo vale… a placer

Básicamente uno está desnudo en él

Únicamente asido a la vida

Soñando como en el nido más puro

Qué inmejorable ubicación qué lujo

Unido a la belleza y en éxtasis

Existiendo porque sí

Donde no deberían penetrar temores

Abrazado a la esencia misma del ser

En un abismo inicio

No disfrazo mis formas… deslumbro

Como eclipse de sol me pongo bajo la lupa

Anochece y devoro lo que creía real

Duermo el ingenio lo mutilo desde que asoma

Acallo su voz con estruendo de mil bandadas

Pido sangre y sesos mas lleno mis bolsillos de espíritu

Abandono luego la inerme osamenta

Labro todos los días por caminos inéditos

Aquello que al final es polvo

Brizna de materia soy en un remolino

Río de piedras blandas…

A donde quiera que voy la soledad una muchedumbre

Se erige de entre el silencio pétreo y me alcanza...

En este abismo de ambigua luz que 

Orbita circunda asfixia

Cuanto puedo albergar y acecha    

Urdiendo detrás de mis potencias

Las llamas más letales no dañan

Tanatorio es a lo largo de mis huesos

Alameda lampiña de piel de tiempo

Unicornio espectral que me atraviesa el pecho

Nóveles no resisten mi cabeza mis costillas

Todo es un relato inverosímil y mortífero

En cada risco habita mi rostro de dolor

Sombría se devela la cosecha del futuro

Obelisco inasible e impune de dioses sordos

Religión de materia efímera fangosa

Oquedad que no compensa ninguna eternidad

Infinito soy mas

No vence a la muerte mi piel

Sedosa o recia alada o terrenal

Ondea sobre ella el destino y

No me deja ver bajo su máscara

De día o al acudir el ocaso

Atrapo en una red cándidas mariposas

Bullo de imperceptibles tinieblas

Licuo el todo lo deshago y mezclo

Encendiendo frutos nuevos y rancios

Duele tanto esta nada

Esta nada indisoluble que obtengo

Duerme ah ungida de mi apatía

Óbito inmoral que duele en el centro

Núcleo de fuego indómito es y victimario ideal

De tierras prometidas y paraísos de cálidas brumas

Estaca de hielo en mi corazón

Vencido estoy soy un hombre que solo

Espera su turno para naufragar

Nave ingenua la mía hecha de roca y miedo

Inútil contemplo mi propia devastación

Mirando cómo el mar envilecido reclama todos los espejos

Oh ara manchada de aciagos augurios    

Sepúltame de dolor y de paz

En una madrugada hecha añicos

Sobre el rincón más ignoto

Hunde en mi tejido de nervios estériles caricias

Ama y duele dentro del tegumento adormecido

Cobra vida con vehemencia

Inflige en cada célula heridas de afán y

Anda libre por el mínimo intersticio de abandono

Donde hay un latido sobrevive un sueño…

Onirismo precario pero esencial

Nardo al óleo que exuda presencias

De aromas marchitos y viajeros eternos

Es la vida misma el más sutil dolor empero

Vivir es una ley

Aunque se descosa el paisaje

Mientras los ojos se acostumbran

Otro deber incondicional es vivir

Sin ponerle freno a la osadía

Vivir como dentro del nicho turbio y seguro

Iniciando la aventura diaria con una oración

Al dios de primera mano cierto o no

Jardín inmarcesible puede ser o marchitarse

En la medida que lo arcano descomponga

Ese don otorgado por fuerzas ineluctables

No tendré una sola aurora de serenidad

Tomaré el camino que me devorará los pies

Ubicar solamente el objetivo será una hazaña

Mientras el entorno amigo o némesis fiel

En la ruta siempre incidirá… Bien mal

Cómo obrará mi conciencia es la clave

Incertidumbre Cansancio Derrota…

De esos materiales se fabrica todo también yo y

Olvido después de la muerte es quizá la recompensa

Decidido estoy no obstante  

Este viaje a veces se interrumpe intempestivamente

O comienza con las alas aprisionadas y

Balas de todos los calibres tendré que esquivar

Si quiero alcanzar lo anhelado

Tendré miedo y deseos de rendirme

Ávidos de fracasos existen animales voraces

Con los que mi piel sanguinolenta se disputará

Un reducido espacio donde moverme

Libraré batallas por mi vida siempre y

Olvidaré exhausto lo que me trajo aquí

Sin embargo aun derrotado intentaré vivir



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.