Andrea Zucthe (Bar Literario)

Sra. Paletha

Fernanda 

y sus piernas suaves

(nácar perpetuo)

en el rojo fuego de la generosa noche

descubierta en mi mano canela

de henchidas venas humeantes...

 

Fernanda

y su boca de victoria almendrada,

bebe mezcal a la hora

en que sus volutas de humo exalado

forman rastros de mojados besos

y el negro de su pupila

enciende el deseo de los mendigos

bienaventurados,

abandonados a sus pies...

 

Nicolás lame 

de sus dedos anhelantes

la palabra del amante arrodillado

entre sus muslos tibios;

bebe de su espalda desnuda

la copa estremecida de un orgasmo

derramado a sus labios de sed,

y llena en ella la botella

del vicio medido

a la anchura de su piel azul...

 

Fernanda toma en sus dedos

un benson dorado que no fuma

y lo lleva a sus labios sugerentes;

Octavio ofrece fuego...

dance with me -dice- just a moment

-y ella se deja llevar-

 

Desde un rincón

del salón a oscuras luces,

Aquiles ve... gime...

susurra el secreto olvidado de Jaime:

"al amoroso no lo sacia la vida"...

 

Bebe, 

apura el asiento del último sorbo...

después se va.

 

          

               A.N.Z

Comentarios1

  • nellycastell

    Muy buen desarrollo de este exquisito poema erótico, me gustó su ternura y sensualidad, un abrazo



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.