María Elena

/ OTRA HISTORIA /

No lo puedo evitar, no tengo armas.

Tampoco puedo defenderme de tu asedio.

Sigue tu aroma metiéndose en el medio

de mi cuerpo al que, sin piedad, desarmas.

 

El embrujo de tus ojos me cautiva,

pide pista al aeropuerto de mi alma;

aterriza y se acaba, ya, la calma,

quedando como un barco a la deriva.

 

Pero si Adán una Julieta hubiera hallado,

quizás no hubiese mordido la manzana;

o si una Eva, bajo su ventana,

de Romeo, el amor, hubiese despertado.

 

Tal vez, la historia, otra hubiera sido;

probablemente no te hubiese hallado,

y entonces, hoy, mi corazón despedazado,

no estaría soportando este castigo.

 

Dices amar, pero tu amor, enmohecido,

son cenizas que el viento se ha llevado.

Más, ni seguro estás de haber amado,

sólo de haber tenido el cuerpo complacido.

 

Y aun así, sigo cayendo entre tus brazos,

perversa decisión la que me asiste,

es que mi amor, a tu complot, no se resiste,

y de tu juego sigue atado en finos lazos.

 

Destrozada está mi vida, cual escoria,

y no lo entiendo, por mucho que lo intento,

y si hubiera Adán cambiado este momento,

no sería éste el final de nuestra historia.

 

¿Te digo adiós o te doy la bienvenida?

Contigo, cada hora, es algo nuevo.

Frío y turbio es el submundo en que me muevo,

y aun así, caigo a tus pies rendida.

 

María Elena García Giraldo (Derechos Reservados)

Comentarios2

  • Maria Hodunok.

    Maravilloso amiga.
    Hace dias que no escribo, hoy empecé de vuelta y te encontré.
    Creo que coincidimos los temas, pero tu poema es bellísimo, tristemente hermoso.
    Abrazos.
    Nos vemos.

    • María Elena

      Hola María, que alegría saber que has vuelto a escribir y poder leer cosas nuevas de tu parte.
      Muchas gracias por tu lindo y muy generoso comentario. Creo que todos somos dueños de hermosos poemas que delatan nuestra sensibilidad y nos permiten manifestar realidades nuestras o de otros, lo mejor que podemos.
      Los tuyos, los de los compañeros escritores de esta página, los del mundo, los míos, son todos productos de una necesidad de transmitir, de diferentes maneras, lo que "vivir" significa. Lo maravilloso de todo es la variedad de miradas acerca de una misma realidad, todas son válidas.
      Un abrazo enorme, mi querida amiga!!!

    • Ibañez Olmos Victor Alfonso

      me fascina lo que escribes, mueve tanto por dentro...



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.