Santi Piedra

Profeta en el siglo XXIV

 

Y así, después de todos odiarnos y destruirnos, nos dimos cuenta de que en la propia naturaleza estaban las respuestas, y que nuestro fin no era matarnos y todo lo que vive utilizarlo, sino equilibrarnos y ser los artífices de un nuevo equilibrio que los ciclos astrales nos traen.

¿Cómo logramos equilibrarnos?

En vez de seguirnos matando, dejamos de nacer tantos. Por eso ustedes deben estar felices de ser lo que son, ya que son los elegidos entre millones de espermas que se quedaron sin ver nada de esto tan maravilloso.

¿Cómo ayudamos en el equilibrio total?

Comprendimos que habíamos pasado a un nivel superior en los instintos de la naturaleza. Pasamos de cumplir un papel motor a uno neural. Toda esa agresividad y el empuje que nos motivaba lo pusimos en buscar un equilibrio para la gran mayoría de especies. Llevamos agua a los desiertos lejanos; trasladamos a todas las especies que por el deshielo no iban migrando. Al fin comprendimos que todos éramos uno y todos parte íntegra de un todo.

Comentarios1

  • Peregrina

    Me gustó..lleva verdad y fondo. El final lo dice todo. Por qué esperar tanto (siglo XXIV) para comprender esa simple y llana verdad..."Dios está en mi y yo estoy en Dios," para los creyentes, que al final es lo mismo.
    Saludos amistosos de
    Peregrina



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.