YO CLAUDIO

GRINGUITO

Róland amigo, un buen amigo

viniste de tierras lejanas 

en busca de nuevos vríos y

conquistando nuevos caminos.

Lindo el haberte conocido

estrecharte la mano en cada saludo

cuando nos encontramos

o cuando nos conocimos.

cuando se te ofreció nuestra tierra

la recibístes con cariño, llevando la mano al pecho

la guardaste el en corazón, dejando caer un beso 

mi tierra dulce y sincera lo recibió con gran emoción.

no se te ve nunca triste, menos cansado

con un alma y corazón limpió y esa sonrisa 

que no as abandonado.

Dejando familia, amigos y conocidos

quizás para no verlos más

dejando un gran silencio, sin saber ellos, si volverás. 

Pero no te sientes solo, porque tus nuevos amigos 

junto a tu querida, siempre a tu lado estarán

para darte un buen abrazo y alguna pena olvidar.

Amigo gran amigo, que al parecer no sabes de llorar

que entregas sonrisas por las calles y todos 

ríen al verte pasar, acompañas con palabras sabias

y nunca dejas de alabar entregando muchas alegría

que nunca jamás se habrán de olvidar.

El Gringuíto como muchos te llamamos,

con cariño y con esa amistad, que recibes siempre

y que nunca se te negaran.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.