JAVIER SOLIS

EL BAR DEL OLVIDO

Empujando mi destino

Hasta la cantina del desprecio

Con pasos cansinos llegué

Buscando el paraíso del olvido

 

Un grupo de despechados

Se apretujaban

Unidos por el dolor de la traición

Ligados a sus recuerdos

Envueltos en su amargura

 

Quizás ellos también amaron

Con ternura  infinita

Quizás como yo

Jugaron con sus vidas al amar

Y perdieron

 

A ellos me uní

para embriagarme de ilusiones

De pasiones muertas

De esperanzas yertas

 

Entre las brumas del desdén

Entre el vaho de mi alma Enamorada

Estabas tu

Bella, radiante, divina

 

Al ver tu imagen de ensueño

Quise arrojarme a tus brazos

Con mis huesos y mi orgullo

Al suelo fui a dar

 

Confundido entre las tinieblas

De tu recuerdo

Entre las brumas de mi mente olvidada

Obnubilado por tu imagen divina

Te busqué desesperadamente

En mi mente, en mi alma

Y no te encontré.

Comentarios3

  • Trovadorcitadino

    Un buen trago y una cueca brava, el mejor remedio a la desesperanza...

    • JAVIER SOLIS

      A veces el dolor es tan grande que buscamos el olvido como único remedio pero cuanto más borracho estoy más y más la recuerdo. Gracias mi noble amiga te extiendo mi mano amiga pero sobria. Con cariño JAVIER SOLÍS

    • Lita_81

      Escelente remembranza, mas que olvidos; estos propósitos quedaron exhumados.
      Saludos

      • JAVIER SOLIS

        Cuando se ama de verdad se entrega hasta el alma y cuando se es traicionado se pierde todo y envuleto en la soledad a veces se busca el olvido bajo el influjo del alcohol pero cuanto más embriagado estás, el recuerdo brilla con mayor intensidad. En fin son cosas de la vida. Gracias mi bella amiga un abrazo con mucho cariño JAVIER SOLÍS

      • anbel

        A veces se intentan buscar soluciones que no son tales....
        Triste , pero precioso....

        • JAVIER SOLIS

          Cuando se es traicionado y se ama profundamente a veces se busca el consuelo en el lugar equivocado. Pero un alma atormentada busca el olvido que a veces es imposible de encontrar. Gracias por tu comentario mi tierna amiga, gracias por leer las pequeñas cosas que arrebatan mi corazón.



        Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.