Santiago Miranda

los muertos

¿Quiénes son ellos? que divagan ahora
por este sueño, seco de mil desiertos
dueños del retrato, y nuestros surcos
abiertos pozos tras el ojo veo, ahora
cuencas del rostro¿quienes son ellos?

 

los dueños de los edificios abandonados
a la interperie aniquilante de los años
¿quiénes son ellos? ¿y cuantos han sido
aún salvados, estardantes y ejemplos de
la estirpe fuera del tiempo, humano?

 

en la confinidad del origen
mítico ¿de donde vienes, muerto?
aquí las bestias se rien de nosotros
en un majestuoso silencio
opáco trémulo es la onda de su fuego

 

ahora los muertos toman nuestras bocas
y luego, nuestras palabras se elevan
para cerrar las conversaciones abiertas

para conversar ellos mismos
con ellos muertos una
y otra y otra vez
besarse
las negras
lenguas muertas

 

abuelo y hermano solo te ruego;
dame la palabra, el respiro, tu vida
dame la vida que solo da la muerte
dame la paz y su equlibrio
quiebra la onda en el agua
y relaja la luz temblorosa
estalla la semilla en la tierra
y rompe la losa de este templo maldito
como mil raices furibundas, asalta
el sitio sitiado

 

II

 

habitante objetado
ciudadadno cerrado
clausurado sobre ti mismo
fuente de lodo y gusanos

 

guardian de las ruinas de piedras
estelares que en deriva recorren
nuestras huellas. en las manos
en las venas en las pupilas
en la carne seca y en las llagas
pululantes, tras espinas y misterios

 

¿a donde ha vuelto a caer tu semilla
ahora? ¿en que roca ha desembocado tu silencio
diseminado, en nuestros labios o vuestros vientres
en cual de nuestros labios has habitado
delimitando tu reino sagrado?

 

estallas en primaveras gloriosas cuando hoy
toda nuestra sangre en un remolino confluyo
lo sabemos, las historias se repiten cuando
no las conocemos, ha de ser asi la tragedia
de los hombres, los muertos habitan aquella
lagunas de silencios.

Comentarios1

  • El Hombre de la Rosa

    Hermoso epitafio po├ętico estimado poeta y amigo Santiago
    Un abrazo de amistad...
    El Hombre de la Rosa



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.