Viaf

Paisanaje

la sudestada desprolija e impropia

cruza torpe el paso cebra

como una marejada quién sabe

cuándo fue que el nombre griego resonó

en el resuello tosco de algún ancestro

como una marejada del paisanaje

se ahoga la grava de mi piel al

abrir la puerta la sudestada desde

un paso cebra y el eco abatido

de un nombre griego distanciado

entre el estacionario bulto el

murmullo atrapa y diseca la sal

el puñal aislado en el pulso del

oleaje el brillo la perspicacia de

tu nombre griego tu sudestada

en mi puerta.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.