claudio munoz

La lluvia lagrimea mis nostalgias

A esta hora escribo,

escucho la lluvia

y recorro tu presencia.

A esta hora también las ausencias

acarician mis hojas otoñales.

La lluvia enloquece mis instintos

mis  manos sensibles

aletean los latidos cotidianos.

La lluvia lagrimea mis nostalgias

y me riega de pureza plena

intacto de sueño,

 virgíneo las huellas del ocaso.

A esta hora  escribo y reescribo

los nombres de poetas anteriores

que abrazan palabras en hojas de hierba.

A esta hora cada gota se pasea por

mis calles, por mi barrio

por mi casa.

Te  miro encendiendo la noche

como cada día lo haces,

te veo a la luz del fogón,

ese fuego que se  mantiene

y nos envuelve.

Con lentitud se consumen

los trozos de madera,

el calor se expande

mantiene nuestros cuerpos,

y el otoño marca su huella

regando los caminos 

de  ojos amarillos

y se viste de lluvia

para lagrimear nuestras nostalgias.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.