ErC

Te fuiste amigo.

Te fuiste amigo,

Nos dejaste en este infierno,

Devastados quedamos tus camaradas,

Pero felices de las sonrisas que provocas te,

En el recuerdo queda tu grandeza,

El amor que derrochaste con calma,

Te quedas en el corazón de una gran multitud,

Lo sabemos fuiste, y eres grande, con un amor inmenso a terceros y cercanos.

 

La dicha de conocerte es un gran premio para nosotros,

Nos hiciste feliz en momentos tristes,

Trabajaste para hacer sonreír a cualquier hombre y mujer que se te acercara,

No te importaba nada, al final siempre perdonabas.

Grande, inmenso, gigante tus enojos y sonrisas, cualquiera las veía.

 

Dios te llamo antes que a tus compañeros mortales,

Hoy nos ves desde un mundo donde hacías falta,

Nos vigilas con calma y ternura, como en vida lo hacías,

Te conocí lo suficiente para quererte, porque era fácil enamorarse de tu ser.

 

Donde quiera que vayas te recordaremos mi amigo,

Gracias por regalar tu amistad,

Por ser un humano de verdad,

En deuda nos quedamos muchos por toda esa felicidad que sin interés nos diste.

En la memoria del corazón estarás siempre. Eternamente.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.