YO CLAUDIO

LA AMANTE.

                                                                                                                                                         Ayer por la tarde cuando llegue a casa y después de una larga jornada de trabajo quise conversar con mi mujer antes de cenar, no se si estaría bien o mal pero la verdad es que era necesario decir lo que me sucedía, era algo muy fuerte para ella y para los niños, pero yo no quería que los nene supierán lo que estaba por decir y hacerles daño mentalmente y que les perjudique a sus estudios, pero tenía que hacerlo, me decidí y llame en silencio a mi esposa y le dije que tenía que conversar con ella.-  Me pregunto que me pasaba, porque esa cara, me pare de mi asiento, y le dije lo que estaba pasando, que tenía una amante y que me iba con ella, contigo no puedo vivir así, se  que e cometido un error por aberté engañado a ti y  mis hijos, se que les falte, que todo este tiempo los estuve engañado que les mentí con falsas mentiras, falsos regalos, que iba de bíaje por trabajo, todo era una falcedád, se que fui un canálla que no meréresco nada de todo lo  bueno que hay en ti, pero había que decirlo, para que lo supìeras por mi y no por otras bocas.

 

                                                             Elena, callada, aturdida por la confeción de su marido, no quiso llorar para no mostrarle todo su dolor que había en su corazón, le miraba fijo  a los ojos, pidiendolé mas palabras y ojalá fueran mentiras todo lo que el le decía, que solo fuera una broma, que era solo para asustarla, que lo que estaba viviendo en esos momentos era solo un sueño nada mas.-  Elena como pudo se levanto de su asiento, mostrando rudeza y valentía.-  se paro en frente de su marido y le pregunto, en que le había fallado, que fue lo malo que cometío le pidió que se lo dijese en repetidas beses, pero el callo por un momento, la miro a los ojos y dijo, no tu nunca me fallastés en nada, fui yo el que te fallo, fui yo el que se enamoro, fui yo el que todo lo hermoso que aquí e construído lo tire por la borda y que no merescó nada de ti ni de mis hijos.

                                                            Carlos, con lagrimás en los ojos se arrodillo delante de Elena y le pidió perdón, que si los niños preguntaban por el, que les dijera que se fue fuera de la ciudad por un tiempo por trabajo y por orden de su jefe.- Carlos, se levanto y se marcho.

 

                                                            Elena, quiso correr a el y detenerlo, gritarle que lo amaba, que iba a ser de ella sin el. pero se aguanto, se enserró en la cocina y se puso a llorar en silencio para que los niño no le escucharán y le preguntarán que pasaba y porque papa se marcho sin despedirse de ellos, no iban haber palabras para responder.-  Elena lloro todo lo que pudo, sin guardar lagrimás para otro momento, estaba hecha pedazos,arruinada, no habían fuerzas, solo quería morirse en esos instantes ya bacíos y desechos.-  Elena, sintío que lo perdío y para siempre, no lo podía creer, no se convencía de lo sucedido.-  Elena en medio de sus lagrimás de amor y de dolor se quedo dormida en su silla de descanso esperando un nuevo y tranquilo, amanecer

                                                            



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.