Santiago Miranda

Hambre

como, como, como
maldición
mañana tendré hambre
follo, follo, follo
ya mañana tendré hambre
sueño, duermo, duermo
pero mañana, tendré
lo se
hambre
eyaculo, orino, cago
y mañana si vivo tendré hambre
y tendré sueño y tendré este deseo
que no para
que no para
que no se detiene, y que solo aumenta o disminuye
con un  gutural bramido, su mortal rabia, como una marea 
afectada por tus ojos de luna, o la aureola dorada. de tus
pezones, maldición, mañana será el día
otro día quizá, será mañana
y empezará de cero el reloj a recorrer lo recorrido
como un horror, una infernal maquina anti-humana
que no para
que no para
que no se detiene, que solo aumenta o disminuye
y cierro los ojos y mismo cielo avanza con sus
párpados lanosos y un óculo oscuro refulgente dónde
agitan mis temores y tus bellas pecas arden estrelladas.

pero ya
quisiera el silencio de la piedra
y la dureza de los muertos
quisiera salir del tiempo
amándote quisiera
amarte a destiempo
en el refugio de lo urgente
en la tregua más sincera
quiero pero no puedo
dejar este deseo
y esta hambre
de todas las
cosas que
rodeo

 

Comentarios1

  • carina zanchetta

    Inquieto poema que viraliza una necesidad, un deseo. Se espejan, se multiplican...., se corren y se entregan a la Vida



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.