Lucy Quaglia

Desde caminatas

Desde caminatas

A orillas del Sena

Y cosas de vida

De cada momento,

Besos en la puerta

De museos viejos,

Abrazos sentidos

Que tanto recuerdo

Mientras de la mano

Nos íbamos lento

Por las vereditas

Del París antiguo.

Besos al costado

De un parque florido,

Bichitos de luz

Volando al vacío

Y mapaches solos

Visitando el fuego

Que ardía en la hoguera,

Mientras en la carpa

Los chicos dormían

Un sueño de noches

Sin ruidos ni espinas.

Salidas remando

A buscar rincones

A encontrarse solos

Para acurrucarse

Sin que despertara

Los chicos dormidos

En camas sin gracia.

Viajes en el aire

Volando en avión,

Llegando al desierto

Desde el gran Cañón.

Viajes en el coche

Para todos lados

Visitando pueblos

De esta gran nación.

Viajes en el tren

Para Bariloche

Buscando esperanzas

De un día mejor,

Con muchas mañanas,

Seguidas por tardes,

Que ahora parecen

Lejanas y raras

Cuando la aventura

Era  no salir,

Trabajar sin pausa,

Sin prisa, sin fin,

Dentro de la casa

Que estaba en Georgetown,

O en la de St. Marys

De todos los días,

Que solo cambiaban

Para visitar

O ser visitados

Por algún vecino

O para salir

Junto con amigos

A ver los cascotes

Del camino arisco

De la gran meseta,

Llevando los pies

Al paso tranquilo

Sobre los senderos

Del largo Bruce Trail.

Vida de la vida

Llevada en común,

Viviendo al vaivén

Cuando cosas cambian.

Recuerdos queridos

Que nadie me saca

De familia y paz,

De luchas logrando

Progreso con gusto

En la sociedad

Que quiere encontrar

La justa medida

De amor y verdad.

Me acuerdo contenta

De aquellos momentos

Cuando el retenerte

Era lo normal,

Sin obligación

Y sin despedida.

Comentarios1

  • Samuel Santana

    Hermosamente cadencioso. Felicidades

    • Lucy Quaglia

      Muchas gracias, me siento honrada.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.