cardenal

Golondrina herída



Soy pájaro herido, De amor y palabras.
Plumaje oscuro agitado por el viento.
Vuelo sin llegar a ninguna parte.
Los huracanes me arrastran hacia la costa, siento el cansancio en mis alas, me poso en una playa de arena blanca.
Unas manos de mujer me recogen de la orilla, siento su calor en mi cuerpo aterido y mojado por las olas.
Abre los botones de su blusa y me deposita entre sus pechos y con su boca me da alimento.
Voy recobrando la vida poco a poco, instante a instante.
Y cuando el latir de mi corazón es más fuerte, me recoge de entre sus senos, me da un beso en el pico y me lanza hacia el cielo para que vuele libre.
No quiero volar más, quiero construir mi nido y quedarme en tierras cálidas, para no volver a emigrar.
Pero sigo agitando mis alas y volando hacia el sol.
Nunca dejaré de ser una golondrina.

Comentarios1

  • Elizabeth Peralta

    hermosas letras las que has plasmado, felicidades y muchos saludos desde Ecuador.

    • cardenal

      Gracias Elizabeth te los devuelvo desde España.
      Un abrazo.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.