Santiago Miranda

Mareo

A veces siento la tierra mover-se
derramando sus limites que fundamentan
la señal de correr. es. inexplicablemente
ignorada, por otros, por todos, zozobro
aún cuando nadie se de cuenta, de esto o
en mi lucidez ebria de cansancio. aquello


es como
si la tierra
se fuera hacia adelante
tropezando consigo misma se lanzara
anclándonos a todos pero sin jamás dejándonos caer
en el fondo si hubiera uno, en el último tramo de su ser

 

(no se que pasaría
si no nos pudiéramos mover
o si decidiéramos volver
voluntariamente al ovusol materno)

no hay golpe
   no hay evidencia
     como explicarles a todos
       la prueba de nuestra eterna
          existencia que es, una caída


es la asfixia
   y un instinto de escapar
      a encerrarse en un lugar
         seguro, como un pulcro baño
            o un monumental campo solitario


quizás sean ustedes
quizás sean ustedes con los que no quiero estar
y ¿cuál lugar de esta tierra no está poblada
de sus deseos y pensamientos?
es más que un simple mareo
es casi como si desde aquí
los pudiera, escuchar.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.