Einer Villamil

OH VIRGENCITA DEL CARMEN



¡Oh! Virgencita del Carmen

patrona de los conductores, 

regálanos tu bendición

al encender los motores.

 

Que en el camino encontremos

la paz y tranquilidad;

para prestar un servicio

con mucha amabilidad.

 

Al emprender un camino

siempre con tu bendición 

para si hallamos problemas

le hallemos la solución.

 

Permítenos virgencita

llegar sanos al hogar

y a toda nuestra familia

llevar siempre paz y pan.

 

Y al terminar la jornada

descansando en nuestro hogar;

fruto de nuestro trabajo

te queremos ofrendar.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.