Rafael Merida Cruz-Lascano

LA RIQUEZA DE SER POBRE

Soneto meridiano

.

.

Franciscano, el humilde servidor

¡Singular! TAU al frente, nunca primero.

.

Misionero profeso  narrador

para  donar liturgia, y entregar

convite evangélico, quiere dar

la sublime Gracia del  Creador.

.

De la Palabra es penitente obrero

conducidos a la arena divina

e inclinados (la Bula) ante el cordero

lleva obediente canto que fascina

Eterna adoración  cual roble acero

dando en la prédica-flor su doctrina

heraldos peregrinación tranquila

floreciendo en  seráfica  pupila.

 

 

Dr. Rafael Mérida Cruz-Lascano OFS

Guatemala, C. A.

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.