Raul Gonzaga

Nadie estaba para mí

 

Siempre he querido ayudar
Con palabras afectuosas,
Acertadas y valiosas,
Desde mi humilde pensar;

También quise propiciar
Esas notas armoniosas
Que transmutaran las cosas
En capacidad de amar;

Tantas cosas entregaba
Que una cosa me perdí,
Ese algo que yo ocultaba

Tras loco afán de servir:
Descubrí que en todo estaba
Y nadie estaba para mí…

   

Comentarios3

  • Raul Gonzaga

    Que no te pase lo que a muchos que viven para apoyar tanto a los demás, que más tarde descubren que no hay alguien para apoyarlos a ellos: procura aprender a dar y también a recibir; -y sin embargo se está solo...

    • Tejedora de versos

      hay que dar sin esperar nada a cambio pues cuando damos y apoyamos a los demás de corazón las recompensas divinas son grandes aunque a veces se nos presenten en pequeñas cosas de la vida como una sonrisa ,un hola como te va ...saludos y buenas letras pero rcda poeta hay que dar sin esperar recibir nada a cambio ...un abrazo de vida

      • Raul Gonzaga

        Viditabella, tienes toda la razón; saludos y un fuerte abrazo fraternal..

      • Essence Torres

        No puedes contradecir la naturaleza de tu esencia como persona, pero para aprender a vivir lo que haces, tienes que tener un solo corazon para hacerlo. Fuiste diseñado como persona para dar pero el verdadero proposito de cuando das lo vas a poder sentir y vivir cuando descubras que es para Dios y te aseguro 100% que va tener sentido dar y no esperar nada a cambio pero tambien se disfruta cuando se recibe.

        • Raul Gonzaga

          Isabella, de acuerdo con tus ideas; dar sin esperar nada a cambio, ser como el sol que alumbra a buenos y a malos, a justos y a injustos; saludos y un fuerte abrazo fraternal...

          • Essence Torres

            Totalmente de acuerdo con vos; me alegras! saludos =) =)

          • Leda Calo

            No siempre somos comprendidos en nuestras buenas intensiones pero, no podemos dejar de ser nosotros mismos cuando el dar nos hace felices.

            • Raul Gonzaga

              Leida Castejón, de acuerdo, debemos dar y dar sin medida ni condición, aunque a cambio recibamos espinas en el corazón; saludos y un fuerte abrazo fraternal...



            Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.