Josue Arisai Son

Flor de los Riscos

Salutación a:

Flor de los Riscos.

Momostenango.

 

Silueta de arena y barro rojo, figura perfecta de mujer

que se va moldeando al compás de un péndulo.

El sol comienza a sonrojar su delicada piel,

el viento suavemente peina su cabellera,

y sus labios carmesí, la lluvia humedece.

 Finalmente, el fulgor de la luna se anida en sus pupilas...

 

Así es cuando mágicamente se forma una nueva musa

que nace del mismo corazón de Momostenango.

Su belleza no tiene comparación humana

ni se ha encontrado un corazón más puro.

Le custodian de día y de noche

Los Riscos, que erguidos, son su fiel vigía. 

 

Por eso quiero recorrer distancias

cruzando valles y montañas de distintos verdores

con pies presurosos, con ilusión de niño y voz de hombre,

porque quiero poner a sus pies la primicia de mis versos

que tienen la paz de nenúfares azules

 y la intensidad de la aurora

que cada mañana levanta el sol

 sobre la generosa tierra de aguas calientes.

…Y al ver la Sublime Flor de los Riscos,

 contemplar que a su paso, los ríos enmudecen

y los pinos no baten más sus brazos,

porque el cielo ha desgranado sus estrellas

y las estrellas han cernido su brillo para colocarlo melifluamente en su mirada.

Todo se rinde ante su belleza…

Y en medio del ritmo danzante de mis latidos,

escuchar cómo se levantan mil ecos, que entre madrigales

festejan que en la naciente primavera

 tienen una nueva Reyna

Comentarios1

  • yony1971

    Bello poema a la naturaleza, a esa delicada flor de los riscos crece protegida por pinos y cipreses como hablas en los comentarios.
    A pasado algo de tiempo desde tu ultimo poema publicado,pero has vuelto con este poema de la naturaleza.
    Saludos cordiales a la distancia

    • Josue Arisai Son

      Gracias amigo. por tu lectura y comentarios



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.