cristhian david

tristes y melancólicos


Cuando la depresión te atrapa...
Lloras, pero no cae ni una sola lágrima.
Parece que mueres, pero sigues respirando.
No sientes nada, pero el dolor sigue ahí.
Saluda a la depresión...
Te extraño, me dueles en la piel, en la garganta. Cada vez que respiro es como si el vacío me entrara en el pecho donde ya no estas...
¡Qué triste es llorar mientras todos ríen, llorar pero sin saber por qué!
Triste es no esperar nada, es saber que no puedes buscar, es estar solo en compañía.
Es peor que no tener respuestas, es no tener preguntas.
No hay sentido, no hay nada, solo hay TODO lo que falta.
Del sufrimiento han surgido las almas más fuertes, los caracteres más sólidos están plagados de cicatrices.
siendo de una forma u otra la tristeza llega siempre a lo cual no lleva mucho timpo desde que te fuiste
Desde que te fuiste
Llevo un dolor muy hondo en el pecho, como un puñal atravesado en el corazón
escuchó a lo lejor tu risa pero despierto de mi ensoñación y recuerdo que nunca volverás
tu ausencia me golpea dejandome de frente con la cruel realidad
siempre estuviste a mi lado para reconfortarme en mis momentos más oscuros
y hoy solo tengo el recuerdo de tus palabras, como un eco vago que resuena en mi mente.
Quisiera arrancarme esta sensación desde lo más profundo de mi alma
para que deje de envenenar mi sangre y de nublar cada uno de mis juicios
porque a donde quiera que vuelvo mi mirada, todo está para recordarme a ti
el sentir el sabor amargo de tu partida es casi tan desolador como una lágrima
que se desliza eternamente por mi mejilla ante el espejismo de tu memoria.
¿Por qué me has dejado sin mediar palabras para perderte en el horizonte?
Hoy eres inalcanzable para mí, pues el vacío es tan hondo en mi interior
que la duda persiste al pensar si alguna vez volveré a encontrar tu mirada
que antaño despertara en mí tantas esperanzas y anhelos bellos e inconclusos;
pero hoy lucen pálidos a causa de la tierra que se lamenta sin parar por tu viaje eterno.
No encuentro una razón que le de sentido a mis días desde que te fuiste
el cielo se ha tornado gris encima de mis pupilas y el sol no ha salido más
mi vida se ha convertido en un ocaso eterno con la desdicha de no saberte aquí
las horas se han vuelto eternas en el tiempo al que trato de sobrevivir en vano
porque sé que sin ti las cosas con las que disfrutaba no volverán a verse igual. la desdicha soledad
La desdicha de la soledad
Una vez imagine que volvías para estar a mi lado
me regocijé mientras pensaba en la más bella de las fantasías
pero cuando desperté solo pude encontrar la desdicha de la soledad
esperandome en un apartado rincón
y lista para agazaparse sobre mí como si fuera su presa.
No hay nada que pueda reconfortarme desde tu partida
jamás imagine cuan doloroso sería sentir morir a mi corazón
pues ahora comprendo que no hay sabor más amargo que el de saberse abandonado por quién se amaba
y hallarse en medio de un camino estéril y frío.
¿Para qué albergar esperanza cuando todos los pronósticos
se han vuelto irremediablemente en contra mía?
Imposible es tratar de salir de este abismo en el que me he sumido
he perdido la capacidad de sonreír y hasta la de llorar
porque mis lágrimas se han desvanecido a causa de tu ausencia.
Jamás volveré a hallar consuelo alguno que me haga sonreír de nuevo
desde que cayó el ocaso en el plano de mi existencia
tuve la certeza de que ya no hay marcha atrás
oigo tu voz en la distancia pero las palabras se van difuminando
la noche acaba de llegar para quedarse de manera irremediable.


noche de mis mañanas, que cubren aun mi alma, al recordar
ecos de tu voz que dejaste en mi sala, ecos que aturden mi mente
que no logro entender, que ahora si te echo de menos,
ahora que si me lo creo, porque no te veo, ni te siénto
no sé cómo decirte que me muero, que me duele vivir
sin ti, pensar que elegí en vez del cielo, escogí el infierno,
por no decirte que te amo, que siempre fuiste mi anhelo,
que si, extrañaba tus besos, que no quiero amarte en recuerdos,
que si, me muero por dentro, que ando anonadaba en llanto,
susurrando tu nombre a los vientos, que la tarde se torna
gris cuando busca tu aliento, ese que dejabas con tus besos
y ahora no los tengo, siento que en el fango me encuentro,
siento que sigo tus huellas , que vivo sin estar muerto, que te
fuiste sin escuchar mi perdón, llevando mi alma a la oscuridad
de un abismo sin regreso.. Reyshell


El regreso de mis trizteza
cuando pienso en la distancia que nos separa, cuando miro la luna y me llaga a la mente
el recuerdo de tu ojos brillantes
que me hipnotizaban,cuando tus labios tocaban los mios y me estremecias que momentos melancolicos pero llenos de alegria J.C


La depresión..., síntoma oculto,
por donde duele más dejarte,
como si el universo te diera la oscura soledad,
como si estuvieras en un abismo tan cruel, sin luz ni Dios,sólo la espera de sentir mejor el corazón,
sin ese dolor que encierra por la tristeza y la melancolía, se pierde en un trance yá vivido,
por ser tristes y melancólicos, se pierde en mí toda la felicidad vivida, por un momento inoportuno...
Zoraya (Emy5)



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.