Mujer Nagual

Si todavía no tengo nombre

salto en este salón de infinitos colores

somos paleta de lo que sea

nos pasan su pincel

 

se abre por debajo del suelo

extiende sus alas desde su movimiento

vértigos asomando un precipicio de nubes amarillas

despedí un día

 

avanza la calma del bosque

silbando por las noches amargas 

también dulces extractos de imaginación

referida al rompecabezas inalterable

del lazo universal sin pudor ni ataduras

 

mieles que caian 

recibíamos hartas veces su pudiente inversión

en un grano de arena

el tuyo

que exparses por la nada

mientras me perdonan amorosamente

 

un claro es todo para caminar

buscar pulsando un fuego

en el animal que guía una demostración de años luz.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.