Hector Adolfo Campa

Boceto noctámbulo

Durante la vigilia pienso en tu rostro,

Pues el insomnio es artista

Que pinta con destreza el contorno de tus labios.

Un perfumista que con rocío y el humo,

Se inventa una imitación de tu aroma infinito.

La noche se dilata, se hace eterna.

En esa extensión que son las horas de ojos abiertos,

Con miradas a las estrellas como quien busca en el firmamento

A tu cuerpo de luz, sombras y fuegos.

 

A lo lejos, muy lejos, un perro ladra.

Y su aullido se parece al que emana mi alma,

Cuando sola y desvelada

Me traiciona con su deseo de tenerte aquí,

Cuando no lo quieres, y duermes plácida desnuda en tu cama.

 

El artista toca sinfonías de tus tonos y voces,

Pinta cuadros hermosos que llevan tu nombre,

Danza como cisnes que recrean tus ademanes,

Escribe los versos, que por instinto mi pluma sigue.

Y aquí, solo y expectante,

Observo al insomnio dibujarte.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.