Emilio José

El mundo está ardiendo

Tu silencio acurruca, cuando

el mundo está ardiendo, 

tu boca llora de alegría,

al roce de los deseos,

tus manos bailan sin

vergüenza, al pensamiento,

tus ojos cantan, entre gentes

y sonetos, sabes acariciar

la vida, sabes curar el

miedo, el mundo está 

ardiendo, y yo sólo estoy

durmiendo, quemándome en tu cuerpo,

apoyándome en tus sueños.

El mundo está ardiendo,

y nosotros amor, nosotros

sólo estamos sentados viendo,

ocupados queriéndonos.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.