Mina Molina

Tu adiós, mi querer...

Han pasado días 

en que tu adiós abofeteo mi rostro,

mis lágrimas se secaron

pero decidí seguir.

Si tu voz, ya no me habla,

ni tu alma, ya no es mía,

porque soportar la ingratitud y tu lejanía.

Te fuístes perdiendo así lo que era tuyo,

mi corazón.

Te fuístes, porque tu orgullo te lo pidió.

No he de ser yo amor, quien te lo recuerde,

fui para ti  lo que más querías,

y conmigo fuístes más.

Pero hoy, 

solo recuerdos, que pronto mi corazón olvidará.

Ya no eres,

ya no eres, más que una estela nebulosa

que tránsita por el cielo,

apareciendo sin ser vista por mi ser. 

Ya no tiene sentido tu mirada,

que en su tiempo fue mi luz,

Ya no tiene sentido tu voz,

que era para mi, canción.

Ya tus caricias esquivas,

no perciben el calor de mi piel,

porque el frío llegó para ti,

y quiero, que se quede

porque así,

yo amor,

no volveré a sufrir.

 

 

 

 

 

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.