Poeta sin alma

Noche de Amor

La noche de nuestro romance
corre entre sus colores de oscuridad,
los sueños son nubes ocultas
llenas de libertad, que en mis horas
son sueños en calma y pasión 
en el pensamiento. Suelto hoy 
los suspiros de ayer, destellos 
en las miradas enamoradas,
en el centro de mi boca
algún beso revolotea como
caricia tenue en la luz del alma.
El dulce aroma del ayer
y sus vivos colores iluminan la noche
juegos de luna que se ocultan
en los latidos tímidos de mi corazón
que aun, cada noche te ama más…
Y así me la paso recogiendo las estrellas
como pedacitos de cristal brillante,
como lágrimas trasparentes,
como palabras describiendo amor
y sonrisas de felicidad.
Y vuelan libres mis sueños 
a tu encuentro y mastico el triste 
lamento de la soledad mórbida,
sueños de estrellas y la noche
refugio de tus besos,
abrazo del tiempo.
Encerrado en un mundo de cristal
escribiendo versos a la noche
y sintiendo como se desprende 
el alma en la luz de las estrellas…
Sonrío a la noche, al sentir 
el cosquilleo de mis suspiros
que van hacia ti como suave viento, 
y embriagan estos instantes de ti,
vuela mi libertad abrazada a tu sombra
que es una imagen perfecta
en el cosmos de lo abstracto.
Tú y yo…o tan solo nosotros
ahora somos estrellas de sueños
que parpadean al ritmo del corazón
y sin pronunciar palabra alguna
tan solo se quieren en lo etéreo.
Amor, te espero en el fondo 
de mi mirada. en el cielo tan azul 
insinuando una calma
que se rompe en suspiros
y nace en esa caricia, 
para posarse en la eternidad 
que es tu piel para mi.
Esta noche escribo para perpetuar 
nuestro amor en el suspiro de la noche
y suelto mi libertad para amarrarme 
a los sueños que juntos forjamos,
de un tú y yo…indivisible.
Es así como acaricio a la noche
entre pétalos suaves de amor
en un apasionado instante…
en los te amo que te repito al oído,
donde tentado por la locura
me devuelvo a ti, cada noche.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.