YO CLAUDIO

COMO UN REGALO DE DIOS.

                           Quisiera ser un poeta, para escribirte mil palabras de amor

versos, poemas, hermosas poesías

              para leertelós al oído y entregarte todo acompañado en una canción,

cada día.

Te miro en silenció, me acerco despacio 

                      me a ferro a tus manos y comienzo a soñar

    tus ojos me miran, paciente, tu voz dulce y baja

me dicen te amo, te amo.

            Quisiera ser como los poetas, dulce, con esa ternura en la voz

con la delicadeza en sus manos para pegar cada palabra en

 el cuaderno y no se borren jamás.

             Dejamé que acaricie tus labio, con mi beso

que mis palabras vallan fluyendo como un río que cae al mar

que me valla entrando en tu cuerpo y ser 

como un pajaró solitario, que se esconde en su nido,

porque tiene miedo, porque tiene temor.

               El viento sopla fuerte y viene del norte

trayendo el mensaje que pronto a de llegar la lluvia

           el árbol se prepara para el

fuerte soplar del viento, afirmando sus ramas,

para proteger el nido de aquellos pajarillos

que son como sus hijos, que hay han nacido.

          Te abrazo fuerte, miro al cielo y me pregunto

   ¿Por que las estrellas se esconden de día apagando sus luces?

quizás quieran que seamos como el cielo y el mar 

            siempre unidos, que caminemos tomados de la mano

danzando por caminos de tierra formando corazones

       y nuestro canto despierten las flores para recibir sus 

perfumes, como un regalo de amor, como un regalo de Dios.

 

 

 

           

 

 

                        



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.