Mujer Nagual

tal vez

calma en la tormenta

eres lo que atraviesas

en una estela de acuarelas

 tu cuerpo en este infinito

mar de energía

 

responde a la pregunta

que te hace el silencio

el acertijo del que camina a pie

una lágrima endulzándote

 

humano rompiendo los hilos del tejido

arrancando los cables que has reconocido

afuera hace frio

te pido que te quedes cerquita mío

amanece así

sea lo que seamos aquí ahora

 

quiero arrancarte un desvelo de tu tercer ojo

que me mire por adentro mientras beso

una frambuesa creciente en la luna de mi imaginación

 

son dulces los sentidos

divertido alarido

la risa se enciende como un velón.

 

proponemos jugar con el aire

hasta que estalle la mentira

el amor será lo único

que abrace

 

casi rompo el reloj de arena

llamando a la duda

soplando en tu mente

una canción de libertad 

 

hay cacerías que sirven para calmar el hambre

son las mismas que llevan historias al nido

estelas fulgurantes universos fractales

todo en el punto donde me siento

 

abriendo las piernas

portales

soltando los males

vientos cálidos que envuelven

la simpleza de los sentidos

 

sabe a tierra

todo lo que amasas 

dulce aroma

el de mis plantas

te gusta el tacto

en mis manos plegadas

cuando acaricio puedes oir

que los arboles te abrazan

dices cosas que no comprendo

no pienso

interpreto con mi vientre

directo

al centro

de tu caparazón que oculta

 mágico misterio

 

Ya me cansé de girar en la mesa

dando las veinte 

quizás cuarenta

no les canto para que no aplaudan

a veces lloren 

 

quiero desplegar estas alas

echarte en tu propio paracaídas

nunca me gustó resguardarme del amor

aún menos del calor sabio 

que me mete en los confines

del mundo de las almas.

 

inundada de bellas sonatas 

encantando la armonia natural

un pastito en los dedos

el cielo despeja 

deja todo abierto.

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.