Javier Nieves 'Pajarillo'

Un Criollo y sus Aventuras

  

 

Pa que un criollo se divierta y se quede boquiabierta se dan pautas de antemano.

Tendría que ir hasta Marruecos estrenarse varias cañas

pasar las noches en compañía de bonitas muchachas al fuego de tibias cabañas,

a orillas de ese bello Mar que te promete y no engaña.

Y cuando sienta nostalgia porque el curso de su vida le parezca que es en vano

lo hagan sentir entre sedas con el rose de las manos

 

   Un Criollote es un Muchachote moneda que llena pote

no un vikingo ¡algún marrano!,

hay que ser algo en la ´hight´ por lo menos aplazao en Manhattan empresario;

pa invitarlo de cortés o alagarlo por su astucia y se divierta ese guaro.

Hace de buen ciudadano si el ambiente va aportando y ¡hasta amanece cantando!

 si se ha prendió un buen parrando

 

  Cuando es foráneo el criollito se da al puesto en compromiso

¡caminando los lugares anda expuesto a lo bonito!,

se detiene algún segundo a recoger el pañuelo de una pretenciosa dama

 qué al andar ignorara el sueña maravillarla o cuando meno amanecer abrasao a sus espaldas..

 desnuditos en la playa

 

  El ser un criollo completo no está impartido en cátedras.

Lo que es muy dado a diploma! su gusto por chicas simpáticas, ´¡lo hace relleno de historias!´

Un don Juan,

en cualquier tiempo a cualquier hora.

¡Menudeces por las que el criollo resalta! sus paseos por los llanos occidente,

 repartiendo serenatas.

Vueltitas al exterior conocer el mundanismo las pasiones de ´Canarias´

la antigua ´Troya en Grecia los Canales por Italia el Mediterráneo Ingles´;

´´Las bellezas de Sur América en causa´´

rematando en ´Acapulco´ entre buen tequila y tangas y que se note la gente,

   ´´sus gustos de clase alta´´

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.