B Quinchanegua

Hoy casi te escribí un poema

 

Hoy casi te escribí un poema:

 

Esta madrugada como a las dos o a las cuatro

                            Yo te escribía otro poema,

Una vez más sobre la blancura de tus manos

                            Y tu nielada cabellera;

Perorata llena de un sonido sonsonete

                            Sobre tus cristalinos ojos,

Pero no tenía rima buena y coherente

                            Ni bella métrica tampoco;

Y por fin, como si el viento frío y ondeante

                            Que murmura en las madrugadas

Compadecido de mí, en ese preciso instante

                            Me revelase en qué fallaba,

Pude ver, ya con mi habitación llena de luz

                            Que, a tu alma, tan única y linda,

No existe rima, ni métrica, ni verso algún

                            Que pueda, aspirar describirla.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.