Santiago Miranda

El ahogado

Yo soy el mar acabado, contengo yo mí propio límite azul nublado
soy la tierra ebria reventando su canción, sobre tu orilla, dama
las tablas tremulantes que mantienen el cielo raso salpican
el vómito de sangre, pronto me uniré a los muertos
irrevocablemente después, de años de coqueteo
seré una nota grave y alargada, al fin, por

aquí, al nivel del mar, estaré contento
y los peces se alimentan de mi azar
no me des descanso eterno
la cuestión es simple:
volver o no
aquí

Quizás.
lo que queda
permanece afuera
en la historia, fuera de 
mí, ondulan los mensajes
¿qué eres tú para juzgarme?
yo me entierro bajo tus algas, mujer
yo que conozco tu húmedo y frío fondo
me dejo caer en esta desesperación pero no
me hunde, me ahogo, solo vuelvo a flote para mirar
las estrellas que brillan bajo la noche titilante y la canción 
de los habitantes de ultramar, toda tierra para mí ya es un mar



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.