Raúl Daniel

Ámame con el Alma


AVISO DE AUSENCIA DE Raúl Daniel
Estimados amigos de Poema del Alma: Debido a vicisitudes muy extensas de relatar me vi alejado de la página, hoy intento regresar, paulatinamente iré subiendo algunos poemas que ya publiqué, por lo que les pido paciencia, pues es por ahora todo lo que puedo hacer, gracias por vuestra comprensión.

Ámame con el Alma

 

Cuanto más loco sea el amor que me profesas,

más grandeza obtendrás en mis poemas,

pues mis venas se rellenan del torrente

de la audacia irreverente de quimeras.

 

Las estrellas son mis fieles compañeras,

ilusorias sus distancias, están cerca,

y no acierta mi razón a imaginarlas

sino llenas de asteroides y planetas...

 

Compañera, circunstancia, hito, huella,

que en el paso de mi vida no te quedas,

pero dejas o te llevas mucho o poco,

simplemente lo que puedas o que quieras...

 

Ya tu rostro se perdió entre los recuerdos,

ya tus miedos se copiaron de mis yerros,

ya los hierros del dolor nos aprehendieron

y dejamos, otra vez, todo deshecho...

 

No me temas, no te temo (aunque debiera),

estarás en tu lugar a su debido tiempo;

de la historia, nunca faltan elementos,

si no fuiste, lo serás ¡dalo por hecho!

 

El pasado y el futuro se confunden

y en la rueda de la vida, sólo un trecho

es el hoy, que muy difuso se difunde

por el éter, en agónico lamento.

 

Ámame con el alma, no te pierdas

la ocasión de gozar por un momento,

la verdad ancestral del cumplimiento

del amar, el más grande mandamiento.

 

Todo pasa, y pasarás, como yo paso;

tú serás lo que serás, no lo que quiero

(de nosotros no depende en este caso)

ni tampoco morirá lo que es eterno.

 

El amor que se construye permanece

cual pirámides (que sepultan faraones),

¡dame piedras que yo tengo la argamasa

suficiente para torres y bastiones!

 

Si después de construida, constructores,

abandonamos la fortaleza erguida,

ella misma quedará por testimonio

de la verdad y la pureza conseguidas.

 

Yo armaré poemas nuevos del recuerdo

de tus manos, de tu boca, de tus senos;

tú más sabia y más mujer caminarás el trecho

que te falta, del destino, hasta tus sueños.

 

Yo, a tus ojos colgaré como luceros

de mi cielo (en donde hago lo que quiero),

tú pondrás a mi nombre en el cofre

de las marcas secretas de tu cuerpo.

 

Nuestros hombros hacia atrás caminaremos

¡sin arrepentirnos ni reclamarnos nada!,

con la frente en alto, y adornadas

nuestras almas por el sincero afecto...



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.