Emmet Satori

SANGRE HUMO Y CENIZA

Soy el líder de un culto ciego,

de un odio absurdo;

soy la venganza de un engaño;

un misil teledirigido a los ojos de los niños, expectantes,

explosión disonante, estridente;

sangre, humo y ceniza.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.