Blancanieves

Pequeño cuento a los enanitos


AVISO DE AUSENCIA DE Blancanieves
Espacio de ausencia temporal

 

 

 

Jul 2016

 

*

 

*

 

El tiempo era agradable en el exterior de la cabaña, y los enanitos

lo aprovecharon para charlar animadamente. Se contaron las acécdotas

que les habían ocurrido en los últimos días. Algunos, pequeñas historias,

otros, cuentos divertidos que acompañaban con risas y carcajadas.

 

*

 

Al ver que se acercaba Blancanieves, insistieron para que les contara

uno de los tantos cuentos que conocía.

 

*

 

Gruñón tomó la palabra y se dirigió a ella:

- Blancanieves, cuéntanos algún cuento, ¡anda!

Y ante la insistencia de los siete enanos, Blancanieves no tuvo más remedio

que acceder a contarles un pequeño cuento que había oído contar a sus

abuelos.

- ¿Sabéis lo que son las artimañas? - les preguntó Blancanieves.

- ¿Las artimañas? - preguntó Tímido, con cara de asombro.

- Yo lo sé - dijo Sabio, despertando el interés del resto de los enanos.

- Las artimañas son acciones, producto de la inteligencia - siguió explicando.

- Y tienen que ver con la astucia, ¿verdad? - les inquirió Blancanieves.

- No entiendo nada - se atrevió a decir Dormilón.

Y Blancanieves quiso contarles aquel pequeño cuento, como ejemplo de

lo que era una artimaña, para que todos pudieran comprenderlo.

 

*

 

Blancanieves comienza el cuento.

 

*

 

- En cierta ocasión, hace muchos, muchos años, en una aldea cercana

al Bosque Encantado, se encontraba un pequeño alcaraván correteando

y comiendo los insectos que sacaba de entre las hojas que habían

caído sobre el suelo, escarbando con sus delgadas y largas patas, sin

advertir que era observado desde las alturas por una joven águila que

había llegado desde las montañas en busca de algún animal al que cazar,

para así poder alimentarse. Tanto el alcaraván como el águila, eran muy

jóvenes y muy ágiles, pero, en comparación, el águila era mucho más rápido

y veloz.

 

Sin apenas darse cuenta, el alcaraván fue atrapado por el águila, que lo

sostuvo con sus fuertes garrras, mientras, volando, lo llevó hasta su nido,

donde había decidido comérselo. En un segundo, el alcaraván sintió en

su cuerpo el pico del águila, e  inmediatamente tramó una argucia que

podría salvarle la vida.

 

- Ya que vas a comerme, haz que mis padres y mis amigos sepan qué va

a ocurrirme.

El águila, lo miró fijamente arqueando las cejas, lo que interpretó el

alcaraván como una aceptación a su petición, y continuó:

- Solo tienes que gritar con todas tus fuerzas una frase.

Y, de nuevo, el águila arqueó sus cejas en señal de aceptación.

- Tienes que decir, "Alcaraván comí"

Y el águila, sin darse cuenta de la artimaña y astucia del alcaraván,

gritó con todas sus fuerzas: - ¡"Alcaraván comííííí"!

Y el pequeño alcaraván escapó del pico del águila volando y gritando

con mayor fuerza aún: - ¡"A otro, pero no a míííííí"!

 

*

Y los enanos no paraban de reír, al entender definitivamente el significado

de las palabras artimaña, argucia y, sobre todo, la astucia del joven

alcaraván, que salvó su vida por haber sabido emplear su inteligencia.

 

;-

 

Blancanieves

 

 

Comentarios8

  • Lita_81

    HERMOSO CUENTO. LE FELICITO.
    SALUDOS

    • Blancanieves

      Muchas gracias, lita_81. Feliz día y saluditos desde El Bosque Encantado.

    • gaston campano

      El cuento del alcaravan
      que sin conocerlo
      al águila se le van
      con las ganas de tenerlo.

      Y los enanos agradecen
      a la blancanieve el cuento
      ya que las artimañas dicen
      son misteriosos momentos.

      Saludos Blanca.


      • Blancanieves

        Gracias por su presencia y su comentario poetizado, don Gastón Campano. Los enanitos y Blancanieves se siente felices. Saluditooos !!!

      • Edmundo Rodriguez

        Querida Amiga ,
        Con mucha atenciòn ,
        ha leìdo mi niño interior ,
        y està que sonrìe .
        Mi cariño , y
        Mi càlido Abrazo .

        • Blancanieves

          Nos alegramos mucho que nuestro modesto cuento le haya hecho reír, don Edmundo. Reciba usted un abrazo de los enanitos y mío.
          Blancanieves

        • rosamaritza

          Gran astucia la del alcaravàn, este cuento es genial mi querida amiga, debo reconocer que me hiciste reir no me esperaba lo que contesto luego que el aguila gritô, un abrazo
          cariños rosamary

          • Blancanieves

            Jajajajaaaa. Sí, gran astucia, Rosamary. Los enanitos, encantados de su simpática sonrisa le anvían un abracito hasta Venezuelaaaa !!!
            Blancanieves.

          • Diluz

            Jajaja!!! Buenísimo el cuento de Blancanieves me atrapó . subyugó y divirtió con ganas porque siempre siempre amo los finales felices, el Alcaraván se salvó, (no conocía ningún ave con ese nombre y la busqué en imágenes de Google, así que mas aún lo disfruté visualizando sus dos protagonistas! Y por supuesto es un profundo mensaje además de gracioso de enseñar simpáticamente el significado de artimaña y argucia sumada a la astucia! Del bonito Alcaraván.

            Muchas gracias Blancanieves por este agradable momento compartido con los amorosos siete enanitos que además me llevó a conocer como es un Alcavarán, un ave que se asemeja a nuestros simpáticos y gritones Teros.
            Con mi cariño
            *Diluz

            • Blancanieves

              Jajajajaaaa. Estamos encantados de su simpática sonrisa. Cariños de los enanitos hasta Argentina, que se alegran de que mi cuento le haya gustado, doña Diluuuuz !!!

            • Hugo Emilio Ocanto

              Felicitación por tu bello cuento.
              Fraternal abrazo.
              Hugo Emilio.

              • Blancanieves

                Felicitación recibida con cariño de los enenitos y Blancanieves, don Hugooo. Le mandamos un abrazo hasta Argentinaaaa !!!

              • mariano777

                EL PIRATA Y LA SIRENITA

                (cuentito infantil)

                Navegaba de perfil y sin rumbo fijo, con agua calma o con mar difícil, un bizarro pirata enamorado de la Luna.

                Por fuera asustaba pero tenía el alma de plata y su corazón todo lo daba.

                Se paseaba por la cubierta con el catalejo y no observaba las galaxias porque no conocía su existencia y de todas maneras el instrumento no alcanzaba, pero si miraba a las muchachas cuando se acercaba a las playas y a las sirenas cuando tomaban el Sol en la isla que habitaban.

                El casco de su barco estaba hecho de roble con toneles de vino noble, que conservando su regio aroma perfumaban desde la popa hasta la proa.

                Las velas de su bajel eran de papel y el era cocinero y era timonel. Resolvía sobre los rumbos, miraba la brújula y se enfrentaba a los vientos.

                Y era más valiente que el pirata de Espronceda

                Con una escoba de peces barría la cubierta cien veces, desde el alba hasta el anochecer. Y le ocupaba tiempo el cuidado del velamen que con la lluvia se empapaba y con el viento se rasgaba. Tenía su barco dos cañones por banda de porcelana de la China que eran ornamento tanto de de babor como de estribor. Y por frágiles y bellos no disparaban pólvora los cañones aquellos, sino por el contrario los lustraba el pirata a diario con seda estampada, como la que lucen las bellas damas italianas.

                Llevaba el aventurero una barba desgreñada que era pelirroja y entrecana. Un ojo era de esmeralda y tenía un diente de rubí y otro de diamante.

                Portaba espada de juncos con puño de cristal y siempre supo enfrentar hasta al más fiero vendaval.

                Donde le faltaba la mano se veía un garfio de oro bien lustrado que tenia la punta engarzada con una perla que encantaba.

                Calzaba bota en una pierna con la suela agujereada y la otra se apoyaba en una pata de madera colorada.

                Acariciaba su piel el aura que empujaba su bajel y buscaba afanoso mirando hacia la Luna un beso ardoroso.

                Era apasionado este pirata y habiéndolo llamado una sirena con su canto claro de ella quedo prendado olvidando que estaba enamorado, y aquella se lo llevo raptado al fondo del mar.







                Pero la Luna celosa conociendo historias de barcos que se estrellaban en las rocas filosas extendió sus brazos de nácar brillante y rescatando al bucanero inconstante de la perversa sirena, devolvió al pirata a su nave. Y queriendo complacer al navegante le regalo velas de seda fina para que cambiara las de papel y le dio alfombras de Persia para que adornara su bajel.

                A pesar de la atenta mirada lunar una sirenita muy bonita que renegaba de la maldad de las demás sirenas y que sonreía y se sonrojaba se acerco al pirata y acariciándole la barba hirsuta le dio un beso de amor dejándolo enamorado para siempre al intrépido aventurero del mar.

                Desde entonces jamás se separaron y vivieron juntos esa aventura enamorada, el pirata que tenía una pata de madera colorada y la sirenita que reía y se ruborizaba.

                Ambos emprendieron el viaje sin fin a la mítica región de Trapalanda y en esa eterna luna de miel no comieron perdices porque no encontraron pero fueron muy felices.

                Colorin…colorado…

                …………

                Información del poema

                Autor: juan maria (Offline Offline)
                Publicado: 3 de junio de 2015 a las 11:10
                Categoría: Sin clasificar
                Lecturas: 37
                Usuarios favoritos de este poema:
                pnca, Pepita Fernández, TORBELLINO, Corazón.


                Lee todo en: Poema EL PIRATA ENAMORADIZO, de juan maria, en Poemas del Alma http://www.poemas-del-alma.com/blog/mostrar-poema-350135#ixzz4En4GMoVa

                • Blancanieves

                  Aunque es muy extenso, lo hemos leído, que de eso se trata. Y de decirle que nos entretuvo la histiria. Saluditoooos !!!

                  • mariano777

                    TENES RAZÓN...NO ES LA RESPUESTA ADECUADA...
                    JUAN MARIA

                  • María Isiszkt

                    Todos los enanitos alrededor de ella, escuchan atentos, y la bella Blancanieves les cuenta un cuento
                    PRECIOSOS LOS HACES
                    ABRAZOS

                    • Blancanieves

                      Ellos y yo, nos alegramos de que le haya gustado doña Isis. Saluditos y abracitooos !!!

                      • María Isiszkt

                        Mire me ha encantado Blancanieves, cuénteselo a su príncipe también cuando llegue de sus reales trabajos.



                      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.