Luis Morera

El Angel Caido

Amanece,

De nuevo el polvo traduce

Las pisadas translúcidas

Los cuerpos febriles desmembrando

                             el gemir de las mareas

La mueca plomiza

                   diseminada en el tiempo

El precipicio de acero fue compartido

Por mis grietas/mis espacios

Regresaban las filosas nevadas

Insomnes de esos días

Los andamios contra la luz

                       seguirían intactos

La indescifrable contrariedad

le desgarraba las alas,le oprimía el desenfado

Pude haberme amurallado el corazón

_diría el perseguido_

pero las hachas seguirían

deambulando mis espejos

se que nadie vendrá a apuntalar

la alquimia de mis huesos

ni a condenarme contra el recuerdo

toda esa dureza

que a veces comparto con el silencio

es la que me mantiene alerta

mis antiguos fantasmas nunca me traicionan

en algún designio no protegido por la memoria

fui el ángel caído

marcado por el filigrana tenaz

de la llovizna

y puede que también me amuralle el corazón

aunque sigan vigilándome

los invasores de siempre.

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.