lopez pisu Maria Luisa

Inseparáble destino

Hubo, un precioso capullo

que conquistó un clavel.

Lo besó,  con todo su cariño

hasta el álborecer.

Y el lindo capullo... grandioso

de pétalos suaves como linos,

abrazó al clavel bárbaramente

con su sollozo y delirio.

¡..Pobrecíto ese capullo!

¡.. Pero qué amanecer!

¡.. Llora y llora desconsolado

porque vuelve a llover!

 

Abrazó el capullo al clavel 

cargándolo de ternura,

con sus pétalos blancos, suaves

con su tallo regio y hemosúra.

Y el lindo clavel erguido

de suave fineza y  fragancia

se dejó abrazar por el capullo

 con cortesía y elegancia.

¡Pobrecito ese capullo..

pero.. si está enamorado!

¡Llora y llora en la alborada

porque el clavel está empapado!

Naturaleza...existencia

y.. placidos olores...

Gorjeos sonoros y trinos

del inseparable destino.

 

 

Autora

María Luisa López Pisú

Comentarios2

  • Enrique Dintrans A.

    María Luisa
    ¡Pobrecito este capullo, pero ahí está, abriéndose paso en la vida!
    El clavel es un verdadero testigo y confidente de todo su proceso.

  • lopez pisu Maria Luisa

    Bueno Enrique, que bueno que estés ahí viendo mis escritos.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.