Hija del mar

Nuestra amistad

A pesar de tu timidez,

me dijiste ven,

quizá sabías 

que me encontraba sola

y que era tímida también,

la verdad, 

no lo sé...

 

Desde entonces 

grandes amigas

nuestros destinos

decidieron hacer...

 

Como dos chiquillas,

sin máscaras,

sin artificios,

y sin roles efímeros,

tejimos una amistad sincera, 

en la que no falta el cariño...

 

Agradecida  

por haber jugado 

en aquel parque 

aquel día,

volvimos ser como niñas,

y fruto de la inocencia,

la vida nos regala

un amistad sincera

que cuidaré,

para que dure 

toda la vida...



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.