Gerardo Barbera

HAMBRE

 

 

*

 

Bajo el calor azul del cielo,

crepuscular atardecer,

siento, Señor, la mirada,

de todos los pobres de la Tierra.

 

**

 

Suaves campanas y flores,

del Amor de Padre

las estrellas,

llega la Noche,

algunos duermen,

otros rezan.

 

***

Y el pan de cada día...,

a veces llega.

 

****

 

Es Cristo en la cruz,

el silencio de una Madre,

que esos niños de Venezuela

ya no mueran...,

¡Por Dios!...,

que no mueran de hambre.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.