Enrique Garcia

[ Un Minuto Gris ]

La tarde ha caído,

enfáticamente,

En grave y sonoro,

silencio abismal,

Segundos pasados tan,

lánguidamente

Impar de otro tiempo,

me suele buscar.

 

Un rostro empolvado,

 de azul taciturno,

Palpita en sus senos,

del fondo, la luz,

Un rayo infinito,

un haz luminoso,

De duende pequeño,

con pelo marrón.

 

El ciego que anida,

 detrás de sus ojos,

Partió la penumbra,

de la lumbre en dos,

Y el pájaro herido,

en mil tempestades,

Esfuma en la bruma,

su labio carmín.

 

La vida, que es vida,

me colma de calma,

Te sueño, me sueño,

me dejo soñar,

Y en los devaneos,

que estampan mis ojos,

Un cierto lamento,

un minuto gris.

Comentarios1

  • Walter Kuhry

    Hermoso poema...cuanta musicalidad, qué bien juegas con las palabras. Gracias

    • Enrique Garcia

      Muchas gracias Walter por haberse detenido a contemplar este molestó escrito Es muy probable que también esté en su interior y por lo tanto en sus escritos también Le mando un cordial saludo Muchas gracias



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.