RODRIGUEZ NUEZ

Toma mi mano

 

Me senté una vez por la vida,

pasaron trenes sin destino, 

pero no quise tomar ninguno 

por esperar a que tú me acompañaras en el viaje,

tentaciones a veces me guiñaron  el ojo

y les voltee la cara, no lograron llevarme,

sabía que vendrías,

y al fin llegaste, 

pero llegaste con la boca triste,

con gritos ahogados en tu interior,

con ganas de morder la tierra,

de hacerte pedazos las ropas de ardor del alma,

calma, calma,

coge mi mano, yo te salvo,

pon tu equipaje sobre mi hombro yo lo cargo,

nos bajaremos en la parada más próxima a la felicidad,

acompáñame a vivir este sueño,

mujer del mar, te llevare a los puertos,

ahí donde las tardes son eternas,

yo vengo del viento,

quiero que vengas conmigo a todos mis vuelos,

mostrarte con un beso el universo,

ho! cuantas cosas pueden pasar, pero toma mi mano ya,

no la dejes extendida,

porque si me voy solo en este viaje,

mi vida estaría perdida.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.