ErC

Morir.

Moriré algún día mujer,
Lloraras mi adiós,
Recordando mi noble corazón.

Me iré al infierno,
Lo presiento,
Sufriré mis pecados lento.

Gritaras mí nombre,
Aferrándote a mis recuerdos,
Pensando en los besos negados.

La irá te inundara,
Ahogando el amor que rechazaste.
Te quedaras sin el corazón que te amaba.

Ese día será mañana
Mi muerte está pronta
La oscuridad se asoma.

No es triste mi amor,
Me iré feliz de saber,
Que te amo y te adoro.

Hoy, mañana y en otra vida,
Después de mi sufrir,
Encontrare tu alma y la amaré.

En la eternidad serás mi martirio,
El amor que me tiene cautivo,
Esclavo de los infinitos imposibles.

El cosmos reclamará la unión,
De tu corazón a mi pecho,
Dudarás pero lo harás en cualquier momento.

Moriré por tu amor,
Te dejaré en este mundo cruel,
Para poder verte en un mejor hogar.

Adiós mujer, adiós.
Ámame en esta pequeña partida
Recuerda que mi corazón nunca te olvida
Y en el camino de vuelta serás mía.
En las galaxias del amor viviremos felices.
Pensando en este adiós triste.
Pero por el momento disfruta estos días grises.
Adiós mujer, adiós…

Comentarios1

  • Beatriz Blanca

    Una triste y dolorosa despedida, pero quizá aún haya tiempo para disfrutarlo.
    Un gusto visitar tus letras.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.